divendres, 30 de setembre de 2016

LOS CORAZONES QUE SE TRAEN POR DEFECTO





High Tech Campus, Eindhoven, Paises Bajos.
Foto: Ariadna Garrido



Señoras y señores y gente no casada y soltera, aquí vamos, de nuevo, para hablar de cosas que nos parecen tabú, como todo lo crudo en esta vida. 

Espero no haberos tenido en vilo, aquí la menda se tragará las excusas para mañana, forever and ever, tomorrow como aquella canción olvidada decía. Así, sin excusas, vuelvo tras prácticamente dos años sin publicar (no escribir, ¿eh? No confundan escribir con publicar queridos y queridas...). He tenido tiempo para reflexionar, pensar y desescribirme entera. La descodificación de los hechos pasa por muchas historias acumuladas en diversas vivencias (¡benditos viajes por el mundo hacia una misma!) cada cuál más rara y extravagante, por ello no entraré en detalles, os dejo con mi fotografía (me disculpo por la poca calidad de imagen, esto es mi cámara de móbil, criaturas) del pasado marzo en los Países Bajos y la cita de mi estimado Vicent Van Gogh.

PD: Sí, las postdadas son lo más interesante de las cartas y, sí, quiero hacer un comunicado importante: dentro de poco disfrutaréis de la compañía de otro proyecto que estoy llevando a cabo hace dos años llamado El Ojo Izquierdo. Novedades, a la vuelta de la esquina, como el poema que sigue dice, venimos con el corazón que tenemos por defecto, espero, de patata a patata, que os diga algo. 

PD II: Os quiero. Nos quiero. ¿Nos queremos? 

"Se puede tener en lo más profundo del alma un corazón cálido y, sin embargo, puede ser que nadie acuda a él".



LOS CORAZONES QUE SE TRAEN POR DEFECTO

Tenía la edad aquella en que la certeza caduca.
Y de pronto al mirar el mar vi que el mar brillaba con millar de noctilucas.

(...)

Noctiluca- Jorge Drexler

Program(arte) las encimas,
la arquitectura naval de la lágrima izquierda;
que las plantas de los pies recorran el cielo
describiendo una bicicleta en pleno
movimiento
diurno.

Tenerse cerca de una misma
y la cáscara, por si acaso,
para aprovechar la oportunidad y de des(es)cribir
esta edad sutil de las cenizas;
suspenderse en los cirrocúmulos
y otras ciencias de salud
mental.


Quejido a quejido
se abren las heridas en cada rendija
y dejan salir todas esas fosforescentes reflexiones
algo deshilachadas ya.
Se siguen embotando los cambios de tonalidad
al verte envuelta en escombros.


Y (de)vuelta nos recogemos en la esquina
para observar mejor los cruces de personas
que acurrucadas en el placebo
de una de las costuras,
mancharon
los corazones que se traen por defecto.





29/9/2016

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Digues la teua! :)